Asipnor – Industriales Pesqueros

Fortaleciendo el vínculo con las comunidades y pymes

Compartir
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Fortaleciendo el vínculo con las comunidades y pymes

Reportaje Revista AQUA Mayo 2023

REPRESENTANTES DE LA INDUSTRIA PESQUERA COINCIDEN EN QUE EL SECTOR MANTIENE SU COMPROMISO CON LA PROMOCIÓN DE LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA DE LAS REGIONES DONDE OPERA Y EL APOYO A PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS DEL PAÍS.

Para la Asociación de Industriales Pesqueros del Biobío (Asipes), mantener y cuidar los vínculos con sus públicos de interés es muy relevante. Es así como ya desde hace varios años se relaciona fuertemente con las comunidades de los territorios donde tienen operaciones, destacando el trabajo desplegado por las empresas Landes, Blumar, Camanchaca, PacificBlu y FoodCorp con sus comunidades, las cuales velan por ellas a través de programas y actividades en distintos ámbitos que apoyan su crecimiento, lo que ha permitido construir confianzas y trabajar en conjunto por su desarrollo.

Planta de proceso, Pescadores Industriales del BioBío

En este acercamiento y trabajo con las comunidades, la gerente de Asuntos Públicos de Asipes, Verónica Ceballos Barrón, comenta que se ha podido llevar a cabo una buena relación y vinculación, por ejemplo, con la pesca artesanal. ‘La pesca industrial de la región del Biobío es una actividad complementaria y estrechamente relacionada con la pesca artesanal. Cada año las plantas pesqueras industriales compran materia prima a los proveedores artesanales por más de US$105 millones’. Añade, no obstante, que la regulación de la flota sardinera es un tema prioritario, ya que el aumento sostenido de las cuotas, la gran presencia de biomasa, entre otras variables, ponen en una situación muy compleja a las plantas de proceso, que simplemente no tienen la capacidad de procesar toda la pesca que trae el sector artesanal.

‘El objetivo es recibir toda la pesca artesanal, pero hacerlo en un ritmo y velocidad acorde a la capacidad de las plantas de proceso; por ello, desde hace muchos años venimos planteando a la autoridad un ordenamiento del abastecimiento del sector artesanal. Hemos estado trabajando con nuestros proveedores, pero en nuestro gremio no representamos a todo el espectro industrial. Por ende, creemos que una regulación para la globalidad del sector en esta materia va en directo beneficio de las personas y las comunas donde opera la pesca industrial en general’, comenta Ceballos.

Durante 2022, el gremio junto a sus empresas socias PacificBlu, Camanchaca, Blumar, FoodCorp y Landes, que dan empleo a más de 6.500 personas, trazaron su mapa de ruta para fortalecer la igualdad y equidad de género en el sector. ‘Hoy, el 50% de la fuerza laboral de estas compañías está representada por mujeres, en su mayoría jefas de hogar, y el objetivo es visibilizar su aporte económico, social y productivo, además de seguir fortaleciendo su ingreso a distintas áreas operacionales y jefaturas, propiciando a la vez la equidad e igualdad de género’, destaca Verónica Ceballos. Agrega que para diseñar este mapa de ruta se definieron 13 Principios de Igualdad y Equidad De Género que para la pesca industrial del Biobío son un bien compartido por todos y todas, ‘un estándar base y común para avanzar en este desafío que hoy nos impone la sociedad y el mundo’.

Reciclaje de redes junto con Atando Cabos.

MEDIO AMBIENTE En otro ámbito, es importante recordar que la asociación hace varios años asumió el compromiso de desarrollar una actividad sustentable, en que incorporan una mirada que los orienta a reducir, reciclar y reutilizar en todas nuestras líneas productivas. ‘Es así como desde 2014 tenemos un convenio de colaboración con la empresa estadounidense Bureo para el reciclaje de redes de pesca en desuso. En 2020, junto a la Unidad de Desarrollo Tecnológico de la Universidad de Concepción, fuimos pioneros en el reciclaje de mascarillas desechables, con muy buenos resultados al obtener productos de plástico. Y hoy seguimos avanzando también junto a la UDT en la valorización de más del 70% de los residuos plásticos no peligrosos generados en las plantas de Coronel, Tomé y Talcahuano’, explica Ceballos.

Remarca que el objetivo es lograr un modelo de economía circular que permita generar productos plásticos que sean utilizados en las mismas plantas de proceso, tal como se realizó en el reciclaje de mascarillas. Sin embargo, añade que el desarrollo económico y laboral de la pesca industrial involucra no solo a grandes compañías, sino que a más de 370 pequeñas y medianas empresas que han surgido al alero de la industria en sus zonas de operación y que entregan empleo a 4.000 personas.

Su prestación de servicios abarca distintas áreas, como montaje e ingeniería, seguridad, mantención, alimentación, limpieza, transporte, entre otros. ‘Por ello, desde 2021 llevamos adelante un trabajo sustentado en un Manual de Buenas Prácticas en la Gestión de Contratistas, que considera diez ejes que abarcan desde relaciones laborales, espacios de trabajo y cumplimiento legal, hasta comunicación, clima laboral, desarrollo profesional y resolución de conflictos. Así avanzamos en uno de los compromisos centrales que nos hemos propuesto como sector productivo: la dignidad laboral de los trabajadores de la pesca industrial’, afirma Verónica Ceballos.

INICIATIVAS LOCALES En tanto, la gerente de Sostenibilidad y Asuntos Públicos de PacificBlu, Carla Pettinelli Reyes, destaca que la evaluación de la compañía en el trabajo con las comunidades es positiva y que ha ido creciendo y formalizándose en el último tiempo, con programas y acciones cada vez más relevantes y pertinentes.

‘En el caso de la región del Biobío, las empresas hemos generado distintas alianzas que han desembocado en iniciativas como el Banco de Alimentos del Mar que atiende a adultos mayores en cuatro regiones del país o iniciativas más locales, por ejemplo, para apoyar emprendedores de barrios de Talcahuano bajo el alero de la Mesa Empresas en la que participan compañías pesqueras y de otros sectores productivos’, detalla Carla Pettinelli. Más aún, y de manera individual, PacificBlu, tiene una agenda de vinculación y relacionamiento que se expresa en programas como PacificBlu Más Vecino y el de Puertas Abiertas en donde mantienen un diálogo abierto y transparente con autoridades locales y nacionales. Además, ‘como PacificBlu trabajamos para mantener vínculo y relación con la pesca artesanal, particularmente la merlucera de la región del Biobío y si bien siempre hay margen para avanzar y mejorar, nuestra evaluación es positiva. Mantenemos una relación que es de carácter comercial y de apoyo.

La posibilidad de encontrarnos como actores en instancias de trabajo como el Comité de Manejo de la Merluza Común nos ha permitido en el transcurso de los años conocernos mejor y abrir instancias de colaboración en donde tenemos una muy buena experiencia con pescadores de caletas como Cocholgue en el Biobío y Portales en Valparaíso’. Respecto de la equidad de género, para el caso de PacificBlu esto ha sido muy relevante teniendo en cuenta que más del 50% de su fuerza laboral está compuesto por mujeres. ‘Hemos iniciado un proceso que ha ido creciendo en la empresa con iniciativas como la creación de un Comité de Equidad de Género y la adhesión a compromisos impulsados por organizaciones como ONU Mujeres y el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género a nivel local. El trabajo está impactando en la empresa y en los trabajadores y trabajadoras en su día a día’.

Así también, este año como empresa pusieron en marcha una Estrategia Climática que tiene dentro de sus ejes de trabajo el aporte en materia de cambio climático y economía circular, y que tiene metas bien concretas para alcanzar al 2025 como avanzar en el reporte, monitoreo y mejora continua en gestión de residuos y alcanzar el 90% de valorización de residuos no peligrosos. ‘Junto con lo anterior, nos impusimos como meta que al 2025 el 90% de nuestros envases sean de material reciclable para productos congelados y el 100% retornables para productos frescos. En esa línea, creemos que estamos avanzando de manera decidida y con acciones bien concretas para minimizar los impactos que generamos como industria’, comenta la ejecutiva.

CORPORACIÓN NORTE PESQUERO Junto a estas iniciativas, la Asociación Gremial de Armadores e Industriales Pesqueros del Norte Grande A.G. (Asipnor), también despliega un amplio trabajo con sus comunidades. ‘Hace algunos años, y de manera de poder tener un mejor relacionamiento con el entorno, el gremio crea la Corporación Norte Pesquero, cuya conformación involucra tanto a representantes de la pesca artesanal de las tres regiones (Arica y Parinacota, -Tarapacá, y Antofagasta) y representantes de la industria. Su objetivo está principalmente orientado al mejoramiento integral de la pesca artesanal, y estamos trabajando distintas áreas de apoyo y crecimiento para el sector’, detalla el vicepresidente de Asipnor A.G, Marcos Gómez Barrera.

Hoy trabajan casi con el 100% de las organizaciones sindicales de Iquique, y poco más del 60% de las regiones de Arica y Parinacota, y Antofagasta. Con las comunidades han establecido cuatro líneas de trabajo que han ordenado una ayuda que ya se venía generando en forma aislada por la industria: Fomento productivo y habilitación para el trabajo; Ayuda social para necesidades inmediatas de pescadores artesanales y su grupo familiar; Aporte social para gastos educacionales para hijos de pescadores artesanales, y Fortalecimiento del desarrollo organizacional que se traduce en apoyo a la gestión dirigencial de organizaciones de trabajadores del mar.

Este último punto de ayuda en fortalecimiento sindical ha generado la necesaria independencia de los dirigentes en la toma de decisiones y ha fortalecido liderazgos. Añade además que ‘la política de equidad en la industria establece la igualdad de remuneraciones entre hombres y mujeres como principio o política, se encuentra presente el principio de igualdad de remuneraciones entre hombres y mujeres que presten el mismo trabajo no siendo consideradas arbitrarias las diferencias objetivas en las remuneraciones que se funden, entre otras razones, las competencias, calificaciones, idoneidad, responsabilidad o productividad’. Marcos Gómez destaca que en 2022 la industria pesquera aportó al bienestar directo o indirecto a 12.500 personas en la zona norte del país, las cuales se vieron favorecidas por los ingresos o recursos que genera la actividad productiva. ‘Por ejemplo, Corpesca S.A. lleva a cabo diversas actividades de capacitación y desarrollo de competencias para sus trabajadores, teniendo en consideración las necesidades específicas de la industria.

Durante el 2022 con el objetivo de fortalecer el crecimiento personal y profesional de sus empleados, se realizó el lanzamiento del nuevo Portal de Capacitación Crecer en Corpesca S.A., que permite el desarrollo de actividades de formación en formato online y con la participación de los trabajadores de acuerdo con sus necesidades, intereses, disponibilidad de tiempo y su quehacer en la compañía’, destaca Marcos Gómez. En el marco de su política de cuidado ambiental, la industria pesquera del norte desarrolla diversas líneas de trabajo en el ámbito del reciclaje y economía circular, especialmente con los productos de desecho de sus faenas marítimas y en sus plantas productivas de harina de pescado. Uno de sus desechos importantes son las redes de pesca, las que, tras cumplir su vida útil luego de los procesos habituales de recuperación, eran desechadas.

‘A la fecha se han donado un total de 45 toneladas de redes en desuso, que luego se convertirá en otros productos. A esto se suman más de 300 toneladas de cables de acero también en desuso reconvertidos en nuevas piezas para la industria. Además, a través de la Corporación Norte Pesquero, la industria -en colaboración con entidades públicas y privadasestá avanzando en las tres principales caletas de la Macrozona Norte en un ambicioso proyecto de economía circular que se hace cargo de las toneladas de residuos de productos de mar, a través de un plan de manejo de los residuos marinos para transformarlos en alimento para mascotas’, agrega.

Ello además de participar permanentemente en ruedas de negocios a través de las asociaciones de industriales en las que se integran. ‘La industria pesquera privilegió durante el año 2022 compras a empresas proveedoras que en un 60% son pymes’, concluye el vicepresidente de Asipnor.